El viento del espíritu

 

beach-clouds-coast-533826

 

Ha comenzado el día con un gran viento. De hecho, ya lo he oído por la noche haciéndose presente en medio de un silencio profundo como queriendo anunciar: “aquí estoy”. Siento su presencia sobre todo a través del sonido que hace lo que se mueve a mi alrededor: las hojas de los arbustos, las ramas de las palmeras y ese silbido tan peculiar que me recuerda que el viento mueve la vida: el polen, las semillas y fecunda la tierra no nos deja indiferentes…mueve nuestras conciencias entretenidas, adormiladas.

Ese aire que nos permite respirar, sentirnos viv@s, está siempre, pero lo reconocemos cuando toma fuerza y nos golpea la cara, nos despierta en una palabra. Parece que está ahí fuera porque así lo habíamos percibido hasta ahora. Desde hace un tiempo entendemos que los humanos no nos situamos desde fuera sino dentro de, (parte de la evolución) de la que somos conscientes.

Lo mejor que podemos hacer ante un viento fuerte es, más que luchar en su contra, dejarnos llevar por su fuerza, en la dirección que nos quiera llevar. Este es el espíritu de este momento. Dejarnos llevar por la fuerza de la evidencia y no luchar en el fondo por miedo, contra los vientos que nos hablan de la necesidad de un cambio de estilo de vida. No amamos a nuestro planeta: YO SOY PARTE DEL PLANETA y todas mis decisiones tienen un impacto, una huella ecológica.

Este es el espíritu del momento. El espíritu no está en el más allá sino aquí, no nos envuelve sino que nos constituye y no es patrimonio de ninguna religión concreta. Es la base de toda espiritualidad que responde a la sed de trascendencia de que la vida sea algo más que dejar pasar el tiempo, acontecimientos, etapas…incluso proyectos, logros, éxitos y fracasos. El espíritu nos lanza más allá de nuestro individualismo absurdo y nos hace caer en la cuenta de que no podemos buscar sólo nuestro propio bienestar.

El espíritu de este momento crucial de la historia golpea nuestras conciencias y unos cambian por completo su estilo de vida hacia una vida más ecológica y minimalista, otros salvan vidas literalmente de los vientos huracanados del mar, o de los desiertos que separan países y fronteras; incluso algun@s se atreven con las mafias de tráfico de personas. Hay quien cree que las personas son “redimibles” y pueden transformarse en nuevos seres con el acompañamiento debido. Otr@s se hacen eco del espíritu en despertar conciencias.

Pentecostés cambió la historia en un antes y un después; por supuesto que no fue cosa de un día. Más bien un proceso de conciencia, un espíritu fuerte, un viento y una fuerza que transformó a los cobardes en valientes, a los mudos en predicadores, a los desanimados en fieles seguidores comprometidos con la causa de Jesús.

Supieron leer los signos de su tiempo y no amedrentarse por los vientos contrarios, la persecución, su insignificante papel en la sociedad porque no buscaban el poder y la autoridad interior no les venía de sus conocimientos sino de su interior, del espíritu.

Hace tiempo que ese espíritu ha dejado la institución y se adentra en las situaciones más inverosímiles. Ellas se creyeron que podrían “atraparlo” pero como el viento entra y sale a sus anchas sin dar explicaciones a nadie.

Brisa suave, cierzo, tramuntana, levante…llamamos a las diferentes formas que toma el viento trayendo calor, frío, sequedad, alivio. Espíritu de vida, empuja nuestras conciencias, no nos dejes tranquilas, que tu fuerza nos conduzca allí donde se nos necesita. Gracias por estar siempre. Que te sepamos reconocer tanto en medio del ruido como en el silencio.

Carmen Notario

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s