Triskel-Trinidad

Triskel

ecured.cu/triskel

El triskel es un antiguo símbolo celta, que representa la mente cuerpo y espíritu en perfecta armonía y equilibrio y que también se asocia  a la eternidad.

El término procede del griego donde significa “tres piernas”, representa como un símbolo geométrico en forma de curva similar a una hélice con tres brazos que se unen en un punto central. Este símbolo de origen celta se asocia con la evolución y el crecimiento.

Está conformado por un círculo exterior que representa al mundo y el infinito, y dentro de este círculo hay tres espirales con giros dobles que forman a su vez tres círculos; estas espirales nacen de un mismo punto.

Este es un símbolo que el cristianismo cogió prestado de esta cultura para representar la Trinidad.

Una sabiduría muy antigua que re-descubrimos en nuestro tiempo y que explica nuestra complejidad y ese misterio infinito que somos; porque en Dios nos movemos y existimos. Dios no es alguien separado de nosotros, habitando en otro lugar, ser perfecto, que busca nuestra perfección. Dios nos suscita ese deseo profundo de equilibrio, de dinamismo constante, de crecimiento.

En este año que está siendo tan especial, tan distinto que nos está obligando a mirar, a  escuchar a sentir de una forma diferente, esta celebración nos cuestiona nuestra imagen de Dios. No buscamos entender, captar, poder explicar o dar razón…más bien cómo irradiar. Ser y “ser conscientes” de lo que somos para irradiar, para contagiar en todo momento.

Comentando con alguno de vosotros estos días pasados decíamos: ¿Y ahora que ya podemos salir, vernos con la familia, los amigos, volver al trabajo…qué? ¿Qué puedo hacer..?

Irradiar la luz, el equilibrio, la paz y la serenidad de estar en camino; ser parte de esa espiral abierta que se comunica con las otras y que partiendo de un mismo eje se deja guiar y conducir. ¿Cómo?  En actitud de escucha en la oración y en diálogo con los demás.

La escucha nos ensancha por dentro; nos devuelve la ilusión y la energía, nos llena de iniciativa en el amor en la entrega en el don de nosotr@s mism@s. Nos transforma y nos empodera para ir más allá de lo que nos sentimos capaces de realizar; estamos en constante evolución y crecimiento.

Por eso esta fiesta que celebramos hoy no es un “misterio incomprensible” para nuestra mente sobre Dios uno y trino; es una celebración de nuestra capacidad infinita de ser comunión en la diversidad, de vivir rodeados de un amor que no tiene límites y de participar en este momento de  la historia de esa identidad de hij@ que nos hace herman@s de tod@s.

Carmen Notario, sfcc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: