Seguimos con el sueño de la Tierra

Gracias a quienes habéis respondido a compartir con todxs lugares de la naturaleza que os “alimentan”.

Semana de la tierra María Angeles Colombás, Madrid

Siguiendo la propuesta del blog de EL sueño de la tierra, comparto aquí mi trocito de
naturaleza que me toca por dentro.

Mallorca, España


Se trata de los pinos de Mallorca. Para los que no lo conozcáis, Mallorca huele a pino,
cuando te acercas por mar, antes de ver la costa ya te llega su olor. Son unos árboles
majestuosos que salen de las rocas, que se inclinan sobre el mar, poderosos, que ven
pasar imperturbables las tormentas y las calmas.
Hay un poema muy conocido de un poeta mallorquín que en sus versos dice: “ No
asoma entre sus hojas la flor enamorada, ni va la fuentecilla sus sombras a besar, más
Dios ungió de aroma su testa consagrada y por sostén le dio la agreste serranía y por
fuente el mar”

Para mí, es un símbolo de sobriedad, de centramiento, de calma, sin florituras. He
pasado mucho tiempo leyendo bajo un pino o viendo la puesta de sol. Solamente
sentarse bajo el a la orilla del mar te conecta con el entorno y pasas a formar parte de
las piedras, del agua, de las plantas, del ruido del mar, de la brisa, del sonido de las
chicharras en verano.

Me une también con mi pasado, con mis ancestros. Mi madre, cuando hacía la lista de
la compra, dibujaba pequeñas escenas y una que repetía a menudo era un pino al lado
del mar, muy parecido a la foto que envío.


SANTUARIO DE LA VIRGEN DE ARANTZAZU y su entorno Eusebio Lizarralde, Argentina

Vista del santuario y su entorno, Guipúzcoa, País Vasco, España

Gracias Magda por tu hermoso comentario en este día que conmemoramos a la Madre Tierra.

Me animo a compartir estos hermosos paisajes en el entorno de la basílica de nuestra Madre de Arantzazu donde me crié y ha sido el alimento de mi vida espiritual.

También agrego fotos de la Ermita en la cueva de San Elías, en el mismo entorno. Cada vez que he podido regresar a mis pagos visito esta ermita en la cueva. Esta espiritualidad de ermitaño me llega muy hondo. No sé bien por qué, pero la “ermita” me atrae.

Estos lugares sagrados en medio de la naturaleza nos hacen sentir uno con la materia y el Espíritu. La Ruah sopla por doquier …

Ermita de san Elías en Araotz

EL SUEÑO DE LA TIERRA

                      Foto nuestra. San Juan de Gaztelugatxe, Vizcaya

También la Tierra tiene sueños. Su sueño es tener una comunidad planetaria justa,  en conversación con todx, en continua  evolución .

Nosotrxs somos Tierra, y lo es todo lo creado.

Como gesto concientizador te invito a descalzarte y, si puedes, camina sobre tierra, arena o yerba. Siente el frescor de tu pisada desnuda sobre la tierra que te sostiene. Siéntete, agradece, camina despacio, estás donde tienes que estar. Respira.

 Fíjate en algo de la naturaleza que te invita a que os miréis: miraos un rato, así descalza, respirando, dejándote mirar por esa flor, por ese árbol, por el río…dejarte decir lo que la naturaleza ve en ti de vida, de belleza, de cariño, de posibilidades. Y en ese diálogo silencioso, déjate amar, así, sin más, sin méritos ni maquillajes, sin necesidad de mostrar el perfil más agraciado.

Cuando yo hago esta meditación me vienen imágenes del Resucitado caminando en la  playa. Hay silencio y sonido del mar; él sonríe y trata de disolver mi seriedad, esa que solemos arrastrar en los temas religiosos porque casi siempre nos hicieron sentir culpables. Y el Resucitado, libre y divertido se atreve a preguntar, con su picardía y carácter apasionado, tratando de cambiar las caras de los monseñores y moralistas y profetas del desastre climático…

 ¿Me quieres? ¿Qué?  Si  yo sólo estaba paseando, y me dice, pues por eso, porque te atreves a disfrutar a tope con todo lo bello, y a aceptar el placer gratuito de todo lo que la Vida pone a nuestro alcance, con respeto y veneración. ¿Me amas? Pues claro, pero…no hay peros que valgan, ¿me amas? Disfruta con todo, cuida de todo, ama a todo, vive en armonía con todo…

Vista del mar Cantábrico desde el mirador

Los expertos nos dicen que estamos terminando la era Cenozoica en la historia de la Tierra y entrando en la era Ecozoica.

Esta transición geográfica está evidenciada  por la ya iniciada sexta extinción que estamos provocando lxs humanxs. Sí. Sin más.

La supervivencia de millones de especies depende de nuestra adaptación a esta transición. Como dicen los expertos esta es una transición hacia un período de comunidad con la Tierra conectando con su dimensión sagrada.

Somos naturaleza no sólo naturaleza humana. Y todo, absolutamente todo es sagrado.

Por ello, para desde esta página respetar y bendecir –decir bien- de todo lo que es Vida que permea absolutamente todo, y como un ejercicio sencillo y básico de creatividad, co-creando, compartiendo con madre Tierra en su día, se nos ocurre hablar de un lugar recientemente honrado con nuestra visita, acariciado con toda clase de bien decir, de agradecer, de admirar y contemplar, y con fotos que compartimos con vosotrxs.

Compartir de algún lugar que os proponéis visitar o habéis visitado en persona, no virtualmente, es algo que nos gustaría que pudierais hacer con nuestra página y lo publicaríamos estos días de conmemoración de madre Tierra.

¿Por qué? Dicen los expertos que detener la destrucción del planeta no lo conseguiremos a base de intimidaciones y cifras escalofriantes de lo bestias que somos los humanos…esto al final nos bloquea, nos cierra y asusta tanto que podemos dejar de trabajar en positivo porque de alguna manera tiramos la toalla.

Los geólogos contemplativos nos dicen: estableced una relación de amistad, de intimidad con la creación. Dialogad, es decir, escuchad el diálogo de las hojas moviéndose con el viento, la música del mar, según su diálogo y danza  con la luna, con las brisas, los vientos.

Las olas en la orilla te hacen reír y correr, como veía ayer que casi me pillan, y los niños se ríen y hablan con ellas, y los padres se relajan y se ríen y juegan con los niños…Se organiza una movida sencilla y preciosa, todo porque una ola juguetona te sigue mientras tu caminas embelesada en tus pensamientos y te mondas de risa pensando qué pensará la ola de mí, de “mis profundos pensamientos” y mientras lo piensas la ola ya te pilló y se ríe de mis profundidades y me invita a jugar, a danzar, a correr, a mojarme, a permanecer tranquila, sin pensar tanto en lo que ocurre, besando el mar y la arena y dejándome asombrar ante la belleza, que pasamos de largo tantas veces, dando por sentado que esto es así, sin valorar los ciclos, las dinámicas internas, la sabiduría infinita que no puedo ni intuir.

Por todo ello, por la urgencia que hay de que tú disfrutes, de que la tierra disfrute, y de que no sea necesaria otra pandemia para que el planeta se recupere sino que aprendamos a compartir, congeniar, dialogar…os ofrecemos hoy el inicio de un compartir algunos lugares de esos que nos tocan por dentro. De un modo sencillo, con alguna foto del lugar y una descripción de qué es, dónde está y de porqué te llega  tanto que nos lo compartes.

El lugar  que nosotras compartimos hoy lo visitamos hace poco de nuevo, después de muchos años, es en Vizcaya, San Juan de Gaztelugatxe.

Este lugar tiene una magia que si escuchas el cuerpo cuando lo contemplas y sientes, notarás casi temblor.  Es una ermita centenaria que desafía al bravo mar Cantábrico, en un entorno casi de fantasía. Ubicado a 35 kms de Bilbao. La isla está conectada con tierra firme por un puente de piedra, que se convierte en un estrecho camino de 241 peldaños zigzagueantes hasta la cima.

Ahí está elegante y sencilla la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, dedicada a Juan Bautista.  Majestuosa y desafiante en mitad del Océano. Erigida en el siglo IX. Actuó de defensa en diferentes batallas e incluso como mazmorra de brujas en tiempos de la inquisición. Entiendo que siempre eran mujeres y los perseguidores varones eclesiásticos dignos de no mencionar. Quiero creer que ellas disfrutaron de la belleza del entorno, de la fuerza de la naturaleza salvaje, pura, llena de la energía del Amor en continua recreación. Me gustaría rescatar su memoria.

Cuando fuimos hace unos días, pudimos escuchar infinidad de idiomas, ya que es un lugar visitado y venerado por todo el que sabe de su existencia.

Está catalogado como Biotopo protegido. Ubicado entre las localidades costeras de Bakio y Bermeo. Esperamos os guste y vengáis pronto a hacer una pequeña peregrinación. Con calzado firme y el corazón sano, ya que es bastante fuerte la bajada y subida. También podemos contemplarla desde arriba, desde un cómodo mirador. ¡Impresionante!

Creo, como nos indica la neurociencia, que estar en contacto con la naturaleza nos reformatea el cerebro. Si puedes invertir tiempo de calidad acariciando con la vista esos monumentos naturales en total armonía con la mano humana, en nuestro caso la ermita, las escaleras, el puente que une, no destruye, no invade…vemos que es posible ese matrimonio humano con la creación. El fruto es una sinergia de vida, de Vida, en todo y por dentro.

Terminamos agradeciendo a madre Tierra su amor infinito con la humanidad, su bondad que le ha llevado a estar en sus límites de salud por no negarnos nada, como una madre. Ahora desbordada.

Y como homenaje os invitamos a compartir algunos de esos lugares que para ti sea importante, mágico, sanador  o simplemente lleno de vida.

Magda Bennásar Oliver, sfcc

CON LOS PIES EN LA TIERRA CONDUCIDXS POR LA RUAH

Swiftcurrent Lake is seen in Glacier National Park, Montana

Comenzamos esta semana en la que vamos a celebrar el día de la Tierra tomando conciencia de que la Tierra no está ahí enfrente, algo separado de nosotrxs, sino como decíamos en la Pascua, nosotrxs somos la Tierra en constante evolución.

Escuchamos en el evangelio : “Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu”. (Jn 3:7b-8)

Los evangelios que estamos leyendo estos días después de la resurrección de Jesús nos sitúan ante la necesidad de plantearnos una nueva manera de vivir. Nacer de agua y de Espíritu implica dejar morir muchos aspectos de nuestras vidas, purificar nuestras intenciones, nuestros valores y dejarnos guiar por el Espíritu de fraternidad y sororidad, de conexión con todo lo creado.

Estamos oyendo cada vez más a través de los medios de comunicación que necesitamos cambiar nuestra percepción, no esconder la cabeza ante retos muy serios que se hacen más y más evidentes. Y a la vez que cambiamos la percepción no nos queda más remedio que cambiar nuestros estilos de vida: como leía de un científico español preguntarnos “qué consumimos, a quién votamos”…

Acabo de leer el testimonio de una mujer blanca, norteamericana, que se sumó hace años a la protesta de otros miles de personas de distintas razas, etnias, países, para proteger un río del que vivían tribus indígenas norteamericanas.

Los protectores del agua se oponían al oleoducto Dakota Access Pipeline, que se abría paso a través de las tierras de la reserva Sioux de Standing Rock sin permiso del gobierno ni un informe del impacto ambiental. El oleoducto suponía un grave riesgo tanto para la población como para el propio río.

Describe esta mujer la experiencia de convivencia con todas estas personas reunidas con un único fin: hacer visible al mundo un problema local de grandes dimensiones.

 “Durante dos horas, con una sensación térmica de bajo cero, coreamos “¡Mni wiconi, mni wiconi, mni wiconi!” como si la propia oración – “¡El agua es vida!”- tuviera el poder de cambiar el mundo. Cuando se toma la decisión a la mañana siguiente, los ancianos Sioux se reúnen junto al fuego sagrado. El informe de impacto ambiental, lee el jefe de la tribu, ha sido ordenado por la Administración. Es la decisión por la que han estado luchando, la que ofrecerá una oportunidad al río. Estallamos en gritos y abrazos  de alegría, casi no nos creemos lo que está pasando… Estoy de pie cerca de los ancianos y ellos empiezan a planear no una gran fiesta o un banquete sino una ceremonia de perdón.”

Perdón por la arrogancia de pasar por encima del bienestar del río y de sus gentes, perdón por valorar más el beneficio económico que la vida de las personas, perdón por considerar a los nativos de la tierra como personas de segunda clase.

Para poder entender la intimidad que nos une a la tierra muchos profetas actuales nos invitan a entrar en la sensibilidad de los pueblos indígenas. Ellos tienen muchas claves de interpretación quizá no tan “sofisticadas” como las nuestras, y sin embargo llenas de hondura, de amor, de relación íntima con la tierra.

Ante la perspectiva de la celebración del día de la Tierra el sábado 22 de Abril, recordamos que el día 22 de Marzo se celebró el día Mundial del Agua.

La primera conferencia de la ONU sobre el agua se celebró en Mar de Plata, Argentina, en 1977. Hace un mes, 46 años después, se ha celebrado en Nueva York la segunda.

Unos 10.000 participantes se reunieron en la Sede de las Naciones Unidas y otros a través de internet, del 22 al 24 de marzo de 2023 para intensificar urgentemente las acciones para abordar la crisis del agua y garantizar el acceso equitativo al agua para todos.

La Conferencia reunió a líderes mundiales, la sociedad civil, líderes empresariales, jóvenes, científicos, académicos, el sistema de las Naciones Unidas y otros, de todos los sectores: agricultura, energía, medio ambiente y agua, en torno a un objetivo común: abordar con urgencia la crisis del agua y encaminar al mundo de nuevo hacia el logro del  Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: sobre agua limpia y saneamiento.

 En su discurso de clausura del evento de tres días, el Secretario General de la ONU, António Guterres, elogió la conferencia y los compromisos adquiridos. Guterres añadió: “Como bien común global más preciado de la humanidad, el agua nos une a todos. Y fluye a través de una serie de retos globales. El agua tiene que ver con la salud, el saneamiento, la higiene y la prevención de enfermedades. El agua tiene que ver con la paz. El agua tiene que ver con el desarrollo sostenible, la lucha contra la pobreza, el apoyo a los sistemas alimentarios y la creación de empleo y prosperidad. El agua tiene que ver con los derechos humanos y la igualdad de género”.

“El acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene es la necesidad humana más básica para la salud y el bienestar, y un derecho humano declarado”, dijo la ONU, señalando la afirmación de la ONU en 2010 del acceso al agua como un derecho humano básico. “Pero unos 2.000 millones de personas en todo el mundo siguen sin tener acceso a agua potable y el 40% de la población mundial se ve afectada por la escasez de agua”. Por eso, el agua tiene que estar en el centro de la agenda política mundial”.

Todas estas cifras sólo nos alarman cuando las escuchamos. Hace años que oímos que las próximas guerras serían provocadas por la desigualdad en la distribución del agua.

Hace tiempo que vemos los estragos que la falta de lluvia está provocando ya en muchos países y cómo la mala distribución del agua supone la desertización de muchos lugares con todas las consecuencias que eso conlleva.

Ante esta y tantas otras realidades abrumadoras nuestra postura como seguidorxs de Jesús no puede ser culpar a los gobiernos y quedarnos cruzadxs de brazos. ¿Qué puedo hacer yo? ¿Qué hábitos podría cambiar? ¿Qué puedo construir con otrxs?

Renacer no es sólo a nivel espiritual, implica TODA LA VIDA. Por eso la llamada a sentirnos parte de la Naturaleza no es un toque bucólico sino una responsabilidad de personas nacidas del Espíritu.

Estar comprometidx con la Vida supone compromisos reales que nos sacan de nuestra comodidad, de nuestra burguesía y de nuestros discursos teóricos, para llevarnos a lugares insospechados de amor real y concreto en la realidad que nos toca vivir.

Carmen Notario, SFCC

A %d blogueros les gusta esto: