SFCC España

 

Inquirers collage

 

Arriba: Francisca Bonet, Xavi Miró, Cristina Elcuaz y Angel Santamaría

Abajo: Juan José Silvestre, Maricruz García, Lucía Aurrekoetxea,(arriba) Lidia Casado (abajo) y Luisa Montero.

Son los que en este momento están realizando el proceso de formación para pertenecer a SFCC. Se encuentran en la primera etapa “inquirer” de conocimiento mutuo.


 

Mi camino en SFCC, Kika Bonet

Como dice el salmista “Los caminos de Dios son inescrutables”.

Y esos caminos puede ser la lectura de un artículo en una web. Es lo que me ocurrió, el pasado mes de septiembre. El artículo se titulaba “Del silencio habitado … a los caminos”, en el Magdalena y Carmen, explicaban quien era Lillana Kopp y el movimiento de SFCC por ella fundado. Me caló hondo e hice algo inusual, me puse en contacto con ellas para expresarles mi sintonía y…. ese fue el primer paso de un camino inescrutable…. pero que no recorro sola, me acompaña mi marido y un maravilloso grupo de Inquieres, siempre bajo la atenta mirada de nuestras sisters Magdalena y Carmen.

El carisma, el perfil de SFCC era muy atrayente para mí. Me sentía reconocida en esas mujeres valientes, rompedoras, inquietas, empoderadas por la Ruah, místicas, activas, actuales, abiertas, ecuménicas… Pero lo que más me llamó la atención de SFCC fue que estaba abierto para matrimonios, no era un movimiento exclusivamente para religiosos/as. Esto era toda una novedad. Me sentía invitada, podía tener mi lugar, “a pesar de“ mi condición de casada, podía profesar los votos de Escucha, Amor incondicional y Servicio.

SFCC es toda una revolución, que nuestro mundo actual necesita urgentemente. Pone fin a un proceso personal y en pareja, de quejas, malestar, decepciones, sumisiones a unas estructuras eclesiales patriarcales e inmovilistas. Es tiempo de la Ruah, de la frescura, de la simplicidad, de abrir surcos paralelos, crear islas verdes, refugios seguros….

¿cómo se hace esto? ¿cómo vivo mi estado de casada, dentro de SFCC?

Da vértigo pensar que los miembros de SFCC, no tienen la seguridad de unas “normas o estatutos” qué dicen a cada uno lo que tienen que hacer…  o que SFCC no es como otras comunidades o grupos (jesuitas, marianista, grupos parroquiales…  ) dónde uno se siente calentita participando en las múltiples actividades, celebraciones, reuniones que se le ofrecen.

No. SFCC son odres nuevos, para un vino nuevo.

En SFCC tengo que vivir empoderada. En total apertura a la Ruah que es la que me susurra, empuja… para que sea fiel al carisma de SFCC, y viva la escucha, el amor y el servicio en mi familia (hijos, pareja, sobrinos, hermanos..) y en los círculos en los que me muevo.

Pero también siento que debo traspasar estos círculos cercanos de familia y amigos y dar a conocer la misión de SFCC “Que todos sean uno”  a todo el mundo.