¿EMPEZAMOS DE CERO?

Después de 15 billones de años de historia del universo y de 4,5 billones de historia de nuestro planeta, llegamos nosotros.

¿Empezamos de cero? Es lo que decimos cuando una relación ha ido mal y por necesidad o por respeto, queremos darnos otra oportunidad.

Impacta descubrir nuestra trayectoria, sobre todo cuando los científicos nos dicen que todos estábamos presentes ya en el primer estallido de vida. Estábamos en proyecto pero, estábamos.

Recientemente en mi familia, se han ampliado fotos de cuando éramos pequeños. Y en la última, donde estamos todos, algo que nos emociona porque una hermana y nuestra madre murieron demasiado jóvenes y faltan en tantas fotos de nuestra vida, que esta, es muy valiosa porque están.

Pero a mí no se me ve, casi. Faltaba yo en “la foto”. No deja de causar un cierto sentimiento de ausencia. Yo debería estar, yo pertenezco. Y de pronto, alguien descubre un cuerpecito con la cabeza agachada que se agachó justo en el momento. Tenía menos de dos años. Y debía estar. Y sí, allí estoy. Soy de la familia. Pertenezco. Y esto nos hace fuertes, nos hace clan. Nos da identidad.

¿Estás en la foto? La del proyecto de planeta y de humanidad. O como criatura inquieta te mueves y mueves y al  final casi no se te ve en ese fascinante proyecto. Pero estás.

Por ello es importante entender que muchos necesitemos empezar de cero en nuestra relación con la Vida, la del planeta, la de la humanidad, la propia…

Estamos en la foto, porque Somos de la familia universal. Estamos en el sueño de Dios como parteras invitadas a ser sus manos que  acompañan todo atisbo de alumbramiento de vida.

Por ello, por empezar casi de cero, como indicativo de deseo de crecer en una relación madura con todo, hemos pasado unos días en contacto con la naturaleza y la Palabra, en un marco lleno de vida y de silencio.

Silencio para escuchar los latidos de la vida en todo. Se nos invita a una relación de intimidad con la Vida. La que bulle afuera y sobre todo la que bulle dentro. El silencio preñado de Palabra acalla el ego que se nos cuela hasta por los poros.

Si alguien me preguntara por qué no nos vemos en la foto, después de muchos años de acompañar en retiros largos, y en la vida, diría que es porque nos ciega el ego. Incluso al orar, nos ciega el ego. Somos casi incapaces de confiar en aquel que no vemos pero que sí está en la foto. Hace 15 billones de años que està en tu foto.

En la foto de nuestra vida, de la tuya, tal vez pequeñito y agachado, pero está. Sí, agachadito porque no quiere molestar nuestras disertaciones sobre lo importantes que somos y lo poquito que nos tienen en cuenta… ¿os suena? Cantinela tóxica que impide que alumbremos Vida. Y él está, agachadito, a nuestros pies, esperando una mirada.

Unos días de oración nos invitan a visitar la foto de nuestra vida y la de nuestro futuro. Tenemos la oportunidad de mover a las personas de nuestra foto, de incluir también al resto de la familia: a los que nunca quisimos que estuvieran y están a la sombra, a los que hemos adquirido a lo largo del camino y se han convertido en comunidad, en familia, también a los árboles y ríos, mares y trigales.

Como personas maduras escuchando a nuestra maestra interior, la Ruah, vamos moviendo las piezas y las recolocamos en diálogo con el que soñó para nosotros un primer plano en su foto, y sigue agachadito, esperando una mirada.

¿Empezamos de cero?

SI DESEAS HACER EL RETIRO ONLINE, CUANDO TU QUIERAS Y PUEDAS, PONTE EN CONTACTO Y TE MANDAREMOS LA INFORMACIÓN.

Magda Bennásar, sfcc

espiritualidadintegradoracristiana.es

No, esta vez no nos callan

maria-magdalena

 

Iniciar un retiro largo el día de María de Magdala no es casualidad. Ha habido muchas astros alineados para que esto pudiera ocurrir, incluido el inicio del desconfinamiento con posibilidades de viajar. Lo cual es muy importante ya que nos juntamos gente de norte sur , este y oeste, si contamos los que participaréis online. También gente de varios países europeos y americanos de norte y sur, y de Egipto, hasta ahí que sepamos.

Me sale de dentro la expresión “No, esta vez no nos callan” tratando de entrar en el espíritu de nuestra hermana silenciada por el patriarcado tan pronto como se libraron de Jesús.  Gracias a su amor más fuerte que la muerte y a la fuerza para realizar la tarea que Jesús le encomienda “ve y diles a los hermanos…”, ella es hoy, a lo largo y ancho del globo, en todas las iglesias cristianas, la primera testigo de la Resurrección, la primera apóstol de hecho, la primera predicadora, la primera que posiblemente, bendijo múltiples cenas en las que el Espíritu de Jesús se hacía presente a través de ella, enviada por El, a decirles a los hermanos que Vive, que está entre nosotros y que en personas como ella, deja su legado y contagia su Espíritu.

¡Bendito contagio!  ¿Dónde están los y las contagiadas para que me acerque y les abrace y haga todo lo posible para contagiarme? Y aquí están, mujeres y hombres de todos los estados, edades e iglesias.

Nuestra comunidad Hermanas Para la Comunidad Cristiana (SFCC) celebramos estos días el 50 aniversario de fundación. Precisamente gracias a un contagio de los que estamos hablando, otra mujer, veinte siglos después, intrépida e inteligente descubre una fórmula de seguimiento que da respuesta al momento y al futuro.

Contagiada e inspirada por el espíritu de las primeras comunidades y del concilio Vaticano II en el que participó como oyente, por supuesto,  Lillana Kopp da forma junto con un grupo de pioneras como ella, a un estilo de comunidad que se te mete por los poros.

A nosotras nos dió la fuerza para pedir el “indulto”- así se llama en derecho canónico-(qué ofensivo) cuando quieres salir de una congregación o instituto religioso. Como decía nos dio la fuerza para dejar más de 40 años en nuestra primera comunidad, para iniciar otro proceso, con esta comunidad ecuménica. Estos días hace un año de nuestro compromiso final y llevamos casi un año con un grupo de 10 personas haciendo el proceso de pertenencia, contagiados por ese mismo espíritu. Entre ellos un joven de 29 años que con su pareja de otra iglesia, desde Bruselas, caminan con nosotros, la mayoría ronda los 50, algunos hemos cumplido los 60: varias médicas, una bióloga, profesores, maestras, empresarias, relaciones internacionales, teólogas…, también personas sin “títulos”, queriendo llevar el espíritu de Jesús a todos los lugares donde nos movemos.

Formamos parte del tejido social europeo, con tendencia a ser críticos, a ser gente que  cultiva su espiritualidad y desde ese silencio habitado toma decisiones de cómo mejor invertir los talentos y carismas recibidos para realizar juntos el sueño de Jesús.

Tenemos que recoger la antorcha de las ” marías de magdala” que a lo largo de la historia se han jugado la vida para que el espíritu del resucitado no se encerrara en instituciones rancias y mucho menos en un patriarcado podrido y repugnante.

Para ello, todo esfuerzo es poco, la ilusión que tenemos el grupo que podremos juntarnos el  día 22 en Haro es incalculable. Y luego estáis tantos otros  online. Esta última forma puede hacerse a la par que hacemos el retiro o recibir los audios por mail y hacer tu retiro cuando puedas y donde puedas. Todo está ahí.

Maria de Magdala a nosotras nos saca de nuestras catacumbas donde por persecución real  a través de difamación…nos han metido varias veces, con las secuelas que estos confinamientos dejan…pero esto es imparable. La Vida cuanto más raíces profundas echa, como el bambú, más alta y fuerte se hace.

Desde el espíritu de Jesús, el de María Magdalena y el de Hermanas Para la Comunidad Cristiana os invitamos a vivir unos días orando, escuchando, paseando por el sagrado templo de la naturaleza, con el corazón abierto al espíritu profético que hoy se necesita desesperadamente.

Basta de misas aburridas, ahora entre mascarillas y calor es bastante rollo, anoche casi salimos  enfermas: la homilía donde “el varón ordenado solamente puede predicar” fue la narración de un cuentito de dos minutos. ¿Qué? Si. Para alimento de la semana de la comunidad cristiana…porque lo dicen ellos. ¿Lo mejor? la brevedad. Sentadas en los bancos había varias teólogas, catequistas, religiosas, seglares comprometidos, y llega el de turno y suelta el cuentito.

No, esta vez no nos callan.

Todavía quedan una o dos plazas presenciales y todas las que queráis online. Pedimos una matrícula, porque es justo y además lo necesitamos, pero esto no impedirá que nadie que desee hacer el retiro lo haga. Siempre hay alguna beca, que llega en su justo momento. Os esperamos.

Magda y Carmen, SFCC

 

 

María de la Mar

 

Doy gracias por el mar. Es parte de mí. Sumergirnos en el mar es como recibir una bendición, algo así como sumergirnos en Dios. Hoy desde incontables rincones del mundo cristiano se festejará y celebrará el mar desde la mirada de María, señora del Mar.

Todo lo marino hoy está en fiesta y desde las grandes costas  les acompañamos con nuestra oración y con nuestras barcas decoradas por nuestros niños y jóvenes y con nuestra presencia.

Doy gracias por el mar, por su belleza, sus regalos, su alimento, su brisa, su riqueza en  diferentes formas: su color, su olor, sus minerales tan saludables y sanadores, su capacidad infinita de acoger, refrescar, descansar y enterrar.

Hoy pido perdón al mar porque le hemos herido de muerte. En un día como el Carmen se pedía por los marinos y pescadores fallecidos…hoy sabemos que tenemos mucha más familia que pierde su vida en el mar:

-los primeros en nuestro recuerdo, los que lo cruzan para encontrar una vida digna y no llegan a su destino

-las especies que destruimos, los ecosistemas que herimos con nuestras pescas egoístas y consumo caprichoso: infinidad de peces y mariscos así como algas y diferentes maravillosas plantas marinas, rocas y corales todos absolutamente imprescindibles para que el agua y la vida que contiene mantenga su equilibrio, su salubridad, su temperatura, de lo que depende el equilibrio del planeta.

¿Recuerdas el color del planeta Tierra? Se le llama el planeta azul porque ronda el 71% de agua. En el 29% restante o masa continental también corren ríos o lagos de gran tamaño. Los mares y océanos o agua salada constituye un 96,5% del total del agua del planeta. Hoy celebramos este 96,5% que estamos llenando de cadáveres, de basuras, de plásticos…

Cuando la temperatura corporal sube es indicativo de fiebre…la temperatura del Mar está subiendo y con ello va cambiando todo su dinamismo que vibra de energía bajo esa majestuosa  capa azul o turquesa o grisácea…así como en la atmósfera los cambios de temperatura originan emigraciones de miles de especies, también en ese fondo marino, donde empezó todo, donde se inició la vida, el principio del proceso evolutivo.

Sólo personas mentalmente enfermas dañan la vida. Por todo ello pedimos perdón haciendo nuestro este Agnus Dei o Cordero de Dios tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros y nosotras…

María del Mar recuérdanos nuestra responsabilidad con esas aguas gracias a las cuales vivimos y evolucionamos, comemos y disfrutamos.

Gracias a todos y todas los que trabajáis en el mar y por el mar.

La comunidad

 

Para quienes no podáis venir al retiro

df3ee3623fdc32ccf210d1b241ea670f-0df3ee3623fdc32ccf210d1b241ea670f-1

Somos muchas las personas que buscamos un espacio de espiritualidad y silencio acompañado. Os invitamos a participar de este retiro (ver adjunto) a través de los audios que pondremos a vuestra disposición.

El objetivo es acercar el retiro a las personas que por diversos motivos no se pueden reunir  con el grupo en las fechas indicadas.

Las personas que acuden aportan una matrícula, nos parece justo que también las que os inscribáis colaboréis con nuestro trabajo que depende totalmente de las aportaciones.  Os pedimos ser conscientes de una ética de consumo. Aporta si puedes una matrícula.

Si te quieres inscribir ponte en contacto y te indicaremos el sencillo proceso a seguir para recibir los audios.

Gracias por tu interés.

LA NATURALEZA EN NUESTRAS VIDAS, EN LA CATEDRAL Y EN LA CÚPULA DE LA CASA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Cuevas_del_Drach
<a href=”https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10318666″>Enlace&lt;

Sí, podemos acercarnos a la Madre Naturaleza. Sí, podemos abrazar los árboles. Sí, también podemos abrazar las olas y dejar que el aire que respiramos nos envuelva lentamente y firmemente como el Espíritu de Dios: abrazando, acogiendo, penetrando todo el microcosmos que somos, todo nuestro ser. Y, sí, podemos besar la tierra y el río que corre, y sonreír al sentir el cosquilleo en nuestros labios.

¿Miedo de qué? Oh, no, no hay lugar para miedos, pues ella está ahí, Madre Naturaleza, elegante, purificada por un largo retiro, majestuosa y accesible, como siempre.

¡Cuánto la hemos echado de menos estos meses, cuando la mayoría no podíamos salir de nuestros pisos más que para emergencias! .

El llanto de la Tierra durante estos meses ha sido como la enfermedad de una madre, casi siempre obviada menos el día de su cumple; una madre usada, explotada para satisfacer nuestras necesidades y deseos.

Tal vez ahora que la hemos echado de menos, la trataremos con más cariño y delicadeza. No es demasiado tarde. A veces cuando alguien cercano muere lamentamos no haberle dicho cuanto le queríamos; ahora, todavía queda algo de tiempo para repensar nuestra relación con el Planeta.

Pero la naturaleza no necesita palabras, necesita respeto, y, sí, respeto. Como cualquier ser vivo se desarrolla y saca lo mejor de sí misma cuando es valorada y amada. ¡Ahora es el momento! Todavía queda algo de tiempo.

Muchos de nosotr@s, amantes de la naturaleza, pensamos que necesitamos ritualizar los cambios, movimientos,  las estaciones…como un modo de sacralizarlo.

Me inclino ante el sol, cada mañana, cuando temprano doy mi paseo contemplativo, y él está ahí, emergiendo de la oscuridad y trayendo la luz. Ahí está, cubriendo todo de color y calor.

Puedo andar deprisa, prestando atención a mi cuerpo, a mi respiración…o puedo poner toda mi atención a lo que está delante de mí, regalo del planeta y despacio puedo intentar ser parte de ese todo:

del aroma de los árboles acabados de despertar; del color del mar recién pintado; de la gente conduciendo rápido al trabajo; de los que nos deseamos “buenos días” al cruzarnos en el camino…todo puede ser sagrado y diferente cada día.

Me pillo sacando fotos de los mismos lugares, porque “hoy el color es diferente o desde este ángulo tengo mejor perspectiva…” y sonrío, como una madre sacando todavía otra foto a su precioso hijo.

Hay un rincón cerca de casa, donde puedo ver la luna saliendo casi a la vez que se pone el sol. ¡Increíble!

Y antes de irme a la cama me encanta desear las buenas noches a las estrellas, justo encima de mi cabeza si simplemente me acuerdo de mirar afuera y arriba en lugar de adentro y abajo.

Los tiempos más hermosos del día y de la noche, todos sabemos que coinciden con la Liturgia de las Horas, lo cual es espléndido y da vida. ¿Cómo podemos olvidarlo? La Naturaleza es como un Salmo vivo, siempre inclusivo, y ofreciendo la más variada oferta de lugares para que cada día encontremos aquel rincón, aquel salmo vivo, que nos habla al corazón.

¿Puedes imaginar tener todo esto concentrado en una Catedral?

Todos sabemos de lugares donde la naturaleza está presente en las iglesias y templos. Mi relato de hoy se refiere a la Catedral de Palma de Mallorca, España.

Como otras catedrales europeas, primero fue una mezquita y fue deconstruída (siglo XIII) para convertirse en catedral. Como hacemos hoy, talamos bosques enteros (catedrales de la naturaleza) para tener nuestras comodidades. La Religión puede convertirse en una comodidad si no está en contacto con la realidad, con la espiritualidad de las personas… Hoy no deconstruiríamos, ¿o sí? Prefiero creer que hoy nos uniríamos en un edificio emblemático celebrando la sacralidad de las diferentes religiones en su arquitectura, en sus liturgias…

La Catedral de Palma ha sido renovada en diferentes ocasiones para adaptarse al mundo actual, sin perder el sabor y el sentido de ser una Catedral asomada al Mediterráneo en la Bahía de Palma.

https://es.wikipedia.org/wiki/Capilla_del_Sant%C3%ADsimo_(Catedral_de_Palma_de_Mallorca)

La última renovación la hizo un pintor de fama internacional, que nació en la misma población que yo, Felanitx a 12 kms de Portocolom, nuestro Puerto y lugar de veraneo de toda la vida. Cerca también de las Cuevas del Drach. Miquel Barceló es pintor y ceramista, enamorado, como todos los del lugar, del Mediterráneo con sus colores y sus frutos. Miquel ha sido capaz de integrar el mundo de afuera en una habitación, la capilla del Santísimo de la Catedral.

Miquel incorpora los bosques del fondo del mar así como las estalactitas de las Cuevas y los frutos de la tierra, en una combinación de espiritualidad y realidad que quita el aliento por su belleza y por su reclamo de justicia en una capilla donde se representan panes y peces que se multiplican ante la figura del Resucitado que lo hace posible.

Miquel es también el autor de la Cúpula del Salón de los Derechos Humanos en la ONU, Suiza.

https://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_de_Derechos_Humanos_de_las_Naciones_Unidas

Cuando la naturaleza entra a formar parte de nuestros espacios sagrados parece que lo interiorizamos como experiencia mística incluso. Podríamos decir que hay otras formas de hablar y enseñar de nuestra fe y de igualdad y justicia más allá de las historias de siempre.

Imagina que te llevas a tu sobrino o a tu clase a visitar la catedral, y que les dejas que te digan lo que ven y sienten en esta sala especial…posiblemente les alcanza en profundidad. Luego, sería más fácil explicarles que alguien dio su vida para salvar y preservar toda esta vida que explicar (¿?) de golpe, que a Jesús le mataron por ser demasiado bueno.

Tal vez la creatividad de un niño se despertaría y alimentaría con imágenes en nuestras iglesias que también encontramos en nuestros paisajes, en las noticias, y en la Casa de los Derechos Humanos.

Así, tal vez, todos creceríamos en consciencia y creatividad para disfrutar de los dones que se nos han prestado por un tiempo.

Quiero terminar con unas palabras de T. Berry en “The Dream of the Earth (El Sueño de la Tierra)”:

“En el contexto actual, no ser creativos sería un fracaso absoluto… Preocuparnos por el buen estado del planeta reunirá a las naciones del mundo en una comunidad internacional.”

Estemos en casa, en la Catedral o en la Casa de los Derechos Humanos, el planeta entra en nuestras vidas y edificios recordándonos nuestra sagrada creatividad y la del planeta. Mantengamos nuestros corazones alerta y despiertos!”

Magda Bennásar, sfcc

Decir Eucaristía

20200531_152525
                                                                    Foto tomada por nosotras

 

Os compartimos lo que algunas personas han sugerido de la propuesta que hicimos sobre imágenes alternativas de Eucaristía.

Decir Eucaristía, además de alimento, presencia y amor, me sugiere otras muchas palabras como… novedad, fiesta, armonía, puente, posibilidad, apoyo, cambio, semilla, vida…

…Y me vienen imágenes muy pegadas al Universo, a la Creación, a la Naturaleza, con ese equilibrio y esa armonía que forma parte del plan de Dios donde todo, hasta el más pequeño ser o partícula es importante y necesaria para el desarrollo y la plenitud del otro. Una armonía que habíamos destrozado y Jesús vino a restituir, diciéndonos que se quedaba entre nosotros pero que teníamos que echarle una mano si queríamos seguirle.

…Y aquí entro yo, pequeño pero imprescindible y necesario para los demás que debo entregar lo mejor de mi para colaborar a hacer ese mundo mejor y más justo, según el plan de Dios. Un seguidor fiel de Jesús de Nazaret, que al igual que me hago Pentecostés, intento ser Eucaristía para los demás, es decir: pan, presencia, amor… pero también: fiesta, novedad, armonía , puente, apoyo, cambio, semilla, vida… y además con la alegría propia de los que celebran algo y tienen motivo para dar gracias.

Angel

Pues más allá de alimento, presencia, amor… no se me ocurre nada

Y esto me hace reflexionar en cómo una palabra: Eucarístia, está para mí, totalmente relacionada con pan-alimento-ultima cena-entrega-amor-presencia eucarística. ¡Qué difícil, y a la vez que necesario es, poder actualizar palabras sagradas, recrear sacramentos, nuevos signos e imágenes para el día de hoy, para mi vida diaria!

Me viene a la mente, la imagen de una casa, grande, luminosa, acogedora. Mi casa.

Puertas siempre abiertas, espacios para sentarse, para parar, desconectar del móvil y compartir.

Compartir que es escucha. Que es silencio. Que son también palabras, pero pocas.

Compartir una infusión, un bizcocho, una cena o una comida…

Compartir el pan y el vino.

Casa que es hogar abierto.

 Iglesia doméstica, en salida.

Kika

Yo visualizo la Eucaristía como una sinfonía de la Creación, donde cada criatura aporta, comparte, entrega su don o carisma según el orden establecido por el Creador. Es una gozada contemplar el sol que nos ilumina y nos calienta, experimentar la brisa del viento que nos envuelve y da vida, la maravilla de las estrellas que brillan en la noche, el ruido relajante del rio que discurre en su camino hacia el mar, el canto de los pájaros cada mañana, la bravura del mar que ruge con cada una de las olas, la robustez de cada uno de los árboles que habitan nuestros campos o nuestros bosques.

La experiencia de la Pandemia del Covid-19, nos ha obligado a parar y en el fondo creo que nos pide que cada una de las criaturas en especial los humanos reflexionemos para reestablecer ese orden y armonía diseñado por nuestro Abba. La competitividad, la ambición nos está destruyendo. Se trata de gritar bien alto y sin miedo que es necesaria una cooperación, un compartir incluso un servir, pero por favor no un competir. Proponer con fuerza desde las familias, las escuelas, los medios de comunicación y las instancias de poder que cada persona ocupe su lugar, que desarrolle y aporte aquello que le realiza y contribuye al Plan de Dios.

Creo que hemos de tomarnos en serio lo de llevar la eucaristía a la vida, a cada una de nuestras vidas, para que así se produzca ese milagro de la Multiplicación de los panes y los peces, esa sinfonía de la Creación. No sé si se erradicará el hambre, pero al menos como Jesús abriremos caminos para que eso sea posible.

Juanjo

Para mi Eucaristía es la vida que me dais vosotras AMMAS águilas, porque me estáis capacitando para volar alto por cielos nuevos.
Gracias por ayudarme a ir descubriendo nuevos caminos, mis dones y mis pobrezas.
Porque me voy sintiendo segura, descubriendo muchos  paisajes nuevos y siendo capaz de hacer lo que sé, incluso intentando descubrir lo que no sabía que sé para ejercitar mi don.
Gracias por ir enseñándome a volar. Sola desde el respeto y con vosotras SIEMPRE debajo protegiendo e indicando.
MIL GRACIAS por querer enseñarme a volar alto como el AMMA águila.!!!

Maricruz

La Eucaristía es el misterio del AMOR; el cuerpo de Dios mismo; el tener a Jesucristo VIVO, presente en nosotros. Estamos en comunión con Dios, EL habita en nosotros. Desde nuestro interior, desde nuestra profundidad creada por EL, somos vida y creamos COMUNIDAD con EL y formamos un cuerpo que se fundamenta en el amor, ese Amor por el que el mismo Jesús da la vida por nosotros. Así mismo nosotros damos TESTIMONIO de Cristo en nuestros ámbitos cotidianos; es decir somos comunión para los otros.

Dentro de la comunidad de SFCC me siento con más fuerzas para hacerlo.

GRACIAS.

Lidia