Compromiso con la Tierra

El cuidado de la Creación es el paraguas que envuelve nuestra dedicación-preocupación y pasión

Se desdobla en dos aspectos: –facilitar una experiencia personal que ayude a cada unx a descubrir su propia identidad y a desarrollar lo recibido y –ofrecer una formación que además de un conocimiento intelectual vaya produciendo una transformación según los valores del evangelio. Lo expresamos a través de una «trenza» en la que los tres mechones se entrelazan formando una unidad.

Estas tres dimensiones se complementan una a la otra. En la medida en que profundizamos en la Palabra nos dejamos guiar por el Espíritu que nos impulsa a cuidar de manera responsable todo lo creado

*Cultivar la interioridad ¿cómo? -La meditación como medio para apaciguar nuestro “ego” necesitado de atención y poder así habitar nuestro centro. –La oración como medio para dialogar con el Dios de Jesús, que transforma nuestro vacío en presencia, nuestro miedo en confianza, nuestra angustia en ternura, y nos envía en su nombre.

*El Evangelio: con ojos de hoy, desde la perspectiva femenina, de igualdad para todxs. Despojando a la Palabra de Dios de siglos de «Cristiandad» nos volvemos a encontrar con el Dios que nos devuelve la identidad de hijxs.

*Espiritualidad de la Tierra: estamos ante una nueva cosmovisión que trastoca todos nuestros presupuestos. Surgimos de la Tierra y a ella volvemos con una mirada nueva. El cuidado de todo lo creado es una tarea que nos absorbe y una dedicación urgente.

Como consecuencia de un estilo de vida coherente surgen compromisos individuales y comunitarios de justicia y solidaridad respondiendo a la realidad.

A %d blogueros les gusta esto: