SEMANA SANTA 2019

INTRODUCCIÓN

Hace algún tiempo reflexionando y orando con lo que podríamos llamar la síntesis del estilo de vida de Jesús o lo que constituye sus claves desde donde experimenta la vida, bulle en mí el deseo, incluso la invitación interior a desarrollar con sencillez lo que se me junta en el alma y en el cuerpo.

¿Cómo podría explicar las claves del estilo de vida de Jesús? La tradición lo ha hecho acuñando un término “consejos evangélicos”. No suena bien ni de lejos, pero esta Semana Santa ahondando en la riqueza y desenlace de la vida de Jesús a la que estamos invitado@s y llamad@s por nuestro nombre a seguir, no podemos menos que intentarlo.

 Os lo dedicamos a tod@s l@s que tenéis miedo al compromiso, a la radicalidad… la tan común mediocridad compartida, y a la vez el deseo tan real de seguirle. ¿Alguien se identifica?

 

TEMAS GENERALES:

 Jueves Santo: alrededor de la MESA de la vida, y del final de la vida

 Viernes Santo: desde la CRUZ de Jesús y la del mundo

 Sábado Santo: en el Jardín del Silencio, de la Palabra silenciada, del Amor enterrado, del Futuro robado.

 Domingo: Irrumpe la LUZ. Regresa la VOZ. Comienza la VIDA

Punto de partida:

Para nuestras reflexiones  proponemos  una sencilla definición de esa lente desde la que acompañaremos de Jesús,  actualizada, orada y vivida por miles de personas a lo largo y ancho del mundo hoy, sobre todo acuñada y vivida por mujeres intrépidas y preparadas, en la brecha de los mil espacios donde bulle la vida, las Hermanas Para la Comunidad Cristiana.

Pobreza como servicio: todo lo que tengo, soy, poseo, todo el tiempo que se me regala y el talento recibido, al servicio de tod@s

Castidad como amor: como una vocación a amar a muchos con la libertad de Jesús, personal y apasionadamente. Esta calidad de amor nos invita a hacernos presentes con un amor cercano, duradero, que apoya, recupera, acompaña a cada persona en su camino.

Obediencia como escucha: “shema” escucha activa: al Espíritu de Jesús en el evangelio, en la vida, en el día a día. Escucha activa a las personas y circunstancias que nos rodean desde ese Espíritu de Dios. (Extracto de la descripción de los consejos evangélicos de las SFCC).

Jueves: Alrededor de la Mesa de la vida, y del final de la vida.

Una gran parte de las relaciones humanas, de los tiempos juntos en familia, con amigos, con comunidades…transcurren alrededor de la mesa. Hoy mismo comía con amigas, personas con las que comparto la fe, y entre risas e historias contadas decíamos, ¡qué a gusto se come en comunidad! Incluso comemos más, todo está más rico. Y es porque está bañado en la salsa del cariño, del compartir, de la escucha y del ser escuchada.

No siempre es así, puede haber comidas tensas, indicando que algo no funciona en la relación, que se está desgastando o que algo muy preocupante domina el espacio y los corazones.

No se entiende a fondo el Jueves Santo, esa cena con sus palabras y gestos, si no se ha recorrido, con Jesús el trayecto anterior. El día a día, en el que nos vemos expuestos a tantas situaciones que debemos discernir y decidir si las discernimos con el barómetro del Evangelio o con el propio.

Ella, lo discierne así: te invitamos a leer el texto de Juan 12, 1-8.

( Por favor, toma tu Biblia en tus manos, y siente el amor y la vida de cientos de miles de años de historia de salvación, todo ahí, en estas páginas, para que las sintamos, comprendamos, acariciemos, son vida de nuestra vida, en ellas está también nuestra historia.)

Dicen algunos exégetas que este gesto de María, hermana de Lázaro según narrado en el Evangelio de Juan, inspiró a Jesús a realizar el gesto que hoy celebramos y que Juan nos relata en el capítulo 13.

María, apasionadamente agradecida, sobrecogida por la calidad de amor que ha sentido en un gesto nos encapsula lo que muchas personas deseamos vivir y que el mismo Jesús, según Juan, realizará en su última cena:

María, en un solo gesto vive y reproduce lo que los consejos evangélicos nos indican:

* amor apasionado célibe: la ternura y cariño de la mujer son indescriptibles. No hay indicio de inhibición y absoluta muestra de respeto infinito.

* servicio entrañable que derrocha todo su perfume, todo su amor, todo su agradecimiento. Derroche de entrega gratuita sin medida. Gesto reprochado por los que no aman o no saben amar y por ello juzgan y condenan. Su pobreza es libertad absoluta para amar hasta el extremo.

* “shema”: escucha Israel: amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza…Y María, “escucha” el latido alterado del corazón del amigo, alterado por la inminente traición que se percibe, que se intuye…y ante ese dolor, ella muestra su fidelidad respondiendo con su gesto femenino, sensual, liberador. María obedece escuchando al Amor y realizando lo que su corazón y conciencia le sugieren.

Juan 13,1-32

Jesús se encuentra con aquellas personas más íntimas, a las que ha ido confiando todo lo que iba experimentando de “Abba” y de un estilo de vida capaz de transformar el corazón humano en hijo de Dios, las estructuras sociales en hogar para todos, los bienes del Planeta en casa común, compartida, respetada…

Jesús ya no tiene palabras para ellos: se ha vaciado totalmente y se da cuenta de que ellos están lejos de donde él se encuentra porque ha sido fiel, como los profetas a una vida de “shema”.

Y en un último esfuerzo acude a un gesto que divide la historia en un antes y un después: el Señor prestando el servicio de sirviente-esclavo.

*mírale a tus pies, los lava con mimo, te lo dice todo con su beso, te deja sentir el amor de Dios que estremece y conmueve: amor célibe, amor abierto, el gesto es para cada uno, pero a cada uno con toda la pasión del amor de Dios: personal, cercano, íntimo, abierto, gratuito. ¿Necesita Jesús en ese gesto, sentir él el calor de tu presencia a través de tu piel, ya que tantas veces, como los discípulos, estamos con la atención y el corazón en otra parte y el amigo languidece solo, sin mi presencia y mi cariño?

* El derroche de su amor, no se muestra en el texto, con perfume como en el caso de María, sino con la tremenda expresión “sangre y carne” comidas, compartidas, entregadas. Jesús llega a la pobreza máxima de comprender que sólo puede entregar ya su propio cuerpo, metáfora de su SER.

* ¿Por qué tanta radicalidad? Porque ha “escuchado” de nuevo el rugir del león, del ego, del miedo parapetado en el poder, el dinero, los primeros puestos… “ha escuchado, percibido los miedos infantiles de aquellos que tienen que continuar la obra que el Abba ahora les encomienda a ellos, y se da cuenta de que “no llegan”, ante lo cual se enternece y conmueve aún más y pronuncia “tomad y comed todos, este es mi cuerpo, esta es mi sangre, entregada por todos. Haced esto cada vez que deseéis mi presencia, mi Amor”

Te invito a hacer Silencio “escuchando” tu latido al unísono del suyo. Sin prisa, dejando que en esa intimidad añorada, el Señor se te manifieste.

espiritualidadintegradoracristiana

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s