VIERNES SANTO 2019

45964591

“Antes de la fiesta de Pascua, consciente Jesús de que había llegado su hora, la de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que estaban en el mundo, les demostró su amor hasta el fin”. (Jn 13,1). Esta frase inicial introduce toda la Pasión y Muerte de Jesús.

 A Jesús le ha llegado su hora, a la que acude de manera consciente, no llevado por las circunstancias sino que se entrega de manera consciente con todas las consecuencias. SU OBJETIVO ES DEMOSTRAR SU AMOR SIN CONDICIONES. Ese es el único auténtico y al que aspiramos en nuestras relaciones con los demás, del tipo que sean

Ese amor incondicional que llamamos el auténtico amor lo ha ido trabajando a lo largo de toda su vida y por eso el final es sólo el culmen de una experiencia en la que no se puede separar el amor experimentado del amor entregado. Sí, párate, no sigas leyendo porque esta es la clave del amor auténtico y sin él no puede haber amor incondicional.

Jesús no basa su entrega en el amor que experimenta por parte de sus seguidores o de aquellos a los que les devuelve su dignidad humana a través del perdón, la curación, la liberación en una palabra…

NO SIGO ADELANTE PORQUE ME AMÁIS Y ME ENTENDÉIS

NO SIGO ADELANTE PORQUE ME COMPENSA VUESTRA RESPUESTA

NO SIGO ADELANTE PORQUE ESTOY SEGURO DE QUE SALDRÉ VICTORIOSO…

El amor experimentado es el que  me sostiene y me hace capaz de amar con todo y a pesar de todo.

A partir de la Cena se suceden los lugares y las diferentes escenas en constante movimiento: Jesús sólo, de unas manos a otras, de unos poderes a otros, de un lavarse las manos de derramar sangre inocente, torturar al que solo hace el bien, matar para acabar de una vez por todas con la posibilidad de la insurrección, la denuncia de su falsedad…

————————————-

Una cosa es lo que está sucediendo “ahí fuera” y otra muy distinta lo que Jesús vive por dentro. Nuestro objetivo es entrar en sus sentimientos para enterderle y entendernos a nosotr@s mism@s.

Jesús había escuchado a Dios hasta el final. Después de la oración en el Huerto de los Olivos, Dios calla, sus opositores dirigen sus pasos y Jesús apenas habla. ¿Por qué este silencio profundo Dios mío? Yo que te he escuchado tantas veces y he hecho lo posible por seguir el camino que me marcabas. ¿Dónde estás ahora, en esta oscura noche? ¿Por qué te haces uno con la tiniebla? Dios mío: ¿no ves mi sufrimiento, mi dolor? ¿Por qué no respondes a mi súplica?

“Shema”: escucha Israel, es la oración más importante del pueblo que llama al reconocimiento y al amor al único Dios verdadero. Ese Dios que ha caminado siempre con su pueblo en fidelidad y en amor, que se jacta de ver, oír, sentir el sufrimiento de las personas, ¿por qué no responde, por qué no reivindica a su hijo en este momento de angustia, sufrimiento y abandono de todos?

Escuchar a Dios cuando el ruido de los intereses creados, el miedo, la traición y la omisión de los amigos y enemigos es muy fuerte, es una misión casi imposible. ¿Por qué ahora Jesús, no desapareces de en medio de los que te quieren matar y te vas como lo hiciste otras veces?

Tu actitud nos pone en contacto con personas que en circunstancias similares de peligro de muerte se han mantenido fieles a esa escucha. En ese momento puede que no oigan nada, pero “saben” lo que tienen que hacer porque este momento es sólo el desenlace de una trayectoria.

—————————————————

A partir del prendimiento de Jesús la pobreza se traduce en un despojo, primero de su propia voluntad: es llevado y traído asegurándose que nadie más se vea implicado en el proceso.

Ser despojado de tu propio criterio, de la posibilidad de defenderte es quedarte en la más absoluta miseria.

Jesús es abandonado por sus amigos, seguidores…a lo sumo seguido de lejos, llorado en lo escondido, sin testigos, sin defensa.

Blanco de todo tipo de insultos, vejaciones, burla, tortura, experimenta el dolor físico, moral, emocional, psicológico…

Hasta el despojo de su ropa símbolo del deseo de arrebatarle su dignidad de persona.

La pobreza no es un estilo de vida austera o no disponer de  mi propio dinero o mis propios bienes para que otros los administren por mí. Si pobreza es servicio a los demás a través de toda mi persona no pone el énfasis en lo monetario ni en los bienes que pueda poseer sino en qué hago con lo que tengo y con lo que soy.

——————————————————————

Jesús llega por tanto a la cruz casi sin fuerzas y allí realiza el último gesto dejándose clavar en madero con los brazos extendidos y la mirada, la mente y el corazón centrados en Abba.

Representa esa doble dimensión de todo ser humano transcendente e inmanente a la vez. Búsqueda de Dios, de sentido, de consuelo de abandono y gesto de apertura total hasta el fin a todos y a todo. No se puede entender el uno sin el otro.

Esa fidelidad a Dios hasta el final se traduce en la fidelidad a tod@s hasta el extremo, hasta no poder dar ya nada más.

Jesús no nos libera en ese momento del final, nos ha ido liberando a lo largo de su vida con sus gestos y opciones y este es el culmen.

espiritualidadintegradoracristiana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s