Jueves Santo oración de Getsemaní

Comenzamos esta oración con Jesús y esa petición suya: quedaros conmigo y orad, no durmáis…no os dejéis vencer por el cansancio, el miedo.

No me dejéis solo en este momento de profunda soledad.

Nos unimos esta noche a tanta gente sola en sus casas, en los hospitales con miedo a morir en la más tremenda soledad, sin familiares ni amigos que les puedan tocar…

Queremos permanecer despiertos y que no nos pueda el sopor de la mediocridad, buscando nuestra propia comodidad y la de los nuestros solamente.

 

 

Recitamos el salmo despacio, deteniéndonos si hay una palabra que nos toca de manera especial. Es la oración de Jesús. Nos unimos a él en esa confianza y abandono.

Salmo 17

Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza;

Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador.

Dios mío, peña mía, refugio mío,

escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte.

Invoco al Señor de mi alabanza y quedo libre de mis enemigos.

Me cercaban olas mortales,

torrentes destructores me aterraban,

me envolvían las redes del abismo,

me alcanzaban los lazos de la muerte.

En el peligro invoqué al Señor, grité a mi Dios:

desde su templo él escuchó mi voz,

y mi grito llegó a sus oídos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: