LA NATURALEZA EN NUESTRAS VIDAS, EN LA CATEDRAL Y EN LA CÚPULA DE LA CASA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Cuevas_del_Drach
<a href=”https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10318666″>Enlace&lt;

Sí, podemos acercarnos a la Madre Naturaleza. Sí, podemos abrazar los árboles. Sí, también podemos abrazar las olas y dejar que el aire que respiramos nos envuelva lentamente y firmemente como el Espíritu de Dios: abrazando, acogiendo, penetrando todo el microcosmos que somos, todo nuestro ser. Y, sí, podemos besar la tierra y el río que corre, y sonreír al sentir el cosquilleo en nuestros labios.

¿Miedo de qué? Oh, no, no hay lugar para miedos, pues ella está ahí, Madre Naturaleza, elegante, purificada por un largo retiro, majestuosa y accesible, como siempre.

¡Cuánto la hemos echado de menos estos meses, cuando la mayoría no podíamos salir de nuestros pisos más que para emergencias! .

El llanto de la Tierra durante estos meses ha sido como la enfermedad de una madre, casi siempre obviada menos el día de su cumple; una madre usada, explotada para satisfacer nuestras necesidades y deseos.

Tal vez ahora que la hemos echado de menos, la trataremos con más cariño y delicadeza. No es demasiado tarde. A veces cuando alguien cercano muere lamentamos no haberle dicho cuanto le queríamos; ahora, todavía queda algo de tiempo para repensar nuestra relación con el Planeta.

Pero la naturaleza no necesita palabras, necesita respeto, y, sí, respeto. Como cualquier ser vivo se desarrolla y saca lo mejor de sí misma cuando es valorada y amada. ¡Ahora es el momento! Todavía queda algo de tiempo.

Muchos de nosotr@s, amantes de la naturaleza, pensamos que necesitamos ritualizar los cambios, movimientos,  las estaciones…como un modo de sacralizarlo.

Me inclino ante el sol, cada mañana, cuando temprano doy mi paseo contemplativo, y él está ahí, emergiendo de la oscuridad y trayendo la luz. Ahí está, cubriendo todo de color y calor.

Puedo andar deprisa, prestando atención a mi cuerpo, a mi respiración…o puedo poner toda mi atención a lo que está delante de mí, regalo del planeta y despacio puedo intentar ser parte de ese todo:

del aroma de los árboles acabados de despertar; del color del mar recién pintado; de la gente conduciendo rápido al trabajo; de los que nos deseamos “buenos días” al cruzarnos en el camino…todo puede ser sagrado y diferente cada día.

Me pillo sacando fotos de los mismos lugares, porque “hoy el color es diferente o desde este ángulo tengo mejor perspectiva…” y sonrío, como una madre sacando todavía otra foto a su precioso hijo.

Hay un rincón cerca de casa, donde puedo ver la luna saliendo casi a la vez que se pone el sol. ¡Increíble!

Y antes de irme a la cama me encanta desear las buenas noches a las estrellas, justo encima de mi cabeza si simplemente me acuerdo de mirar afuera y arriba en lugar de adentro y abajo.

Los tiempos más hermosos del día y de la noche, todos sabemos que coinciden con la Liturgia de las Horas, lo cual es espléndido y da vida. ¿Cómo podemos olvidarlo? La Naturaleza es como un Salmo vivo, siempre inclusivo, y ofreciendo la más variada oferta de lugares para que cada día encontremos aquel rincón, aquel salmo vivo, que nos habla al corazón.

¿Puedes imaginar tener todo esto concentrado en una Catedral?

Todos sabemos de lugares donde la naturaleza está presente en las iglesias y templos. Mi relato de hoy se refiere a la Catedral de Palma de Mallorca, España.

Como otras catedrales europeas, primero fue una mezquita y fue deconstruída (siglo XIII) para convertirse en catedral. Como hacemos hoy, talamos bosques enteros (catedrales de la naturaleza) para tener nuestras comodidades. La Religión puede convertirse en una comodidad si no está en contacto con la realidad, con la espiritualidad de las personas… Hoy no deconstruiríamos, ¿o sí? Prefiero creer que hoy nos uniríamos en un edificio emblemático celebrando la sacralidad de las diferentes religiones en su arquitectura, en sus liturgias…

La Catedral de Palma ha sido renovada en diferentes ocasiones para adaptarse al mundo actual, sin perder el sabor y el sentido de ser una Catedral asomada al Mediterráneo en la Bahía de Palma.

https://es.wikipedia.org/wiki/Capilla_del_Sant%C3%ADsimo_(Catedral_de_Palma_de_Mallorca)

La última renovación la hizo un pintor de fama internacional, que nació en la misma población que yo, Felanitx a 12 kms de Portocolom, nuestro Puerto y lugar de veraneo de toda la vida. Cerca también de las Cuevas del Drach. Miquel Barceló es pintor y ceramista, enamorado, como todos los del lugar, del Mediterráneo con sus colores y sus frutos. Miquel ha sido capaz de integrar el mundo de afuera en una habitación, la capilla del Santísimo de la Catedral.

Miquel incorpora los bosques del fondo del mar así como las estalactitas de las Cuevas y los frutos de la tierra, en una combinación de espiritualidad y realidad que quita el aliento por su belleza y por su reclamo de justicia en una capilla donde se representan panes y peces que se multiplican ante la figura del Resucitado que lo hace posible.

Miquel es también el autor de la Cúpula del Salón de los Derechos Humanos en la ONU, Suiza.

https://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_de_Derechos_Humanos_de_las_Naciones_Unidas

Cuando la naturaleza entra a formar parte de nuestros espacios sagrados parece que lo interiorizamos como experiencia mística incluso. Podríamos decir que hay otras formas de hablar y enseñar de nuestra fe y de igualdad y justicia más allá de las historias de siempre.

Imagina que te llevas a tu sobrino o a tu clase a visitar la catedral, y que les dejas que te digan lo que ven y sienten en esta sala especial…posiblemente les alcanza en profundidad. Luego, sería más fácil explicarles que alguien dio su vida para salvar y preservar toda esta vida que explicar (¿?) de golpe, que a Jesús le mataron por ser demasiado bueno.

Tal vez la creatividad de un niño se despertaría y alimentaría con imágenes en nuestras iglesias que también encontramos en nuestros paisajes, en las noticias, y en la Casa de los Derechos Humanos.

Así, tal vez, todos creceríamos en consciencia y creatividad para disfrutar de los dones que se nos han prestado por un tiempo.

Quiero terminar con unas palabras de T. Berry en “The Dream of the Earth (El Sueño de la Tierra)”:

“En el contexto actual, no ser creativos sería un fracaso absoluto… Preocuparnos por el buen estado del planeta reunirá a las naciones del mundo en una comunidad internacional.”

Estemos en casa, en la Catedral o en la Casa de los Derechos Humanos, el planeta entra en nuestras vidas y edificios recordándonos nuestra sagrada creatividad y la del planeta. Mantengamos nuestros corazones alerta y despiertos!”

Magda Bennásar, sfcc

Un comentario en “LA NATURALEZA EN NUESTRAS VIDAS, EN LA CATEDRAL Y EN LA CÚPULA DE LA CASA DE LOS DERECHOS HUMANOS

  1. Maravillosa síntesis de nuestra naturaleza presente en nuestras vidas, en nuestras iglesias pero lo más importante, también en nuestros corazones. Desarrollar esa capacidad de observar, de escuchar, de contemplar, de parar, de sentir, de emocionarse, de agradecer por lo recibido, por lo que somos y tenemos. Gracias por regalarnos esta perspectiva, esta mirada profunda y sagrada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s