Momento contemplativo

Top Ten Greater Guitar Songs Ever!!!

Os invitamos a aquietar la mente. Son días muy intensos para casi todo el mundo. Tenemos tiempo y miedo, inseguridad…tenemos tal cantidad de información en todos los estilos que podemos olvidarnos de cuando éramos más libres. Es bueno confiar, abandonarnos y apoyarnos en la Palabra que nos invita a continuar el camino cada día.

“Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: haz que camine con lealtad; enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador, y todo el día te estoy esperando”.

Salmo 24

OIGO SU ECO EN MIS ENTRAÑAS

Jardín botánico, Lluc, Mallorca

La misión del ser humano es poder escuchar los miles de ecos que vienen de la Voz…y reconocer al Maestro de la gran orquesta cósmica.

Necesitamos silencio para oír la voz de Dios en nosotros. Los que no buscan y aman el silencio es porque todavía están a la puerta y se quedan con los golpes de los nudillos llamando,  pero no lograron todavía abrir y oír su Voz.

¡Cuánta gente escucha “los golpes” del evangelio, sus exigencias…y cuan pocos abrimos nuestro ser para sentir la mano de Su voz que nos toca!

Se llama vocación o invitación a hacer de tu vida una Escucha ininterrumpida del Eco de la Vida que permea todo, que está en todo.

Esto es una llamada a priorizar las voces que dejo entrar en mi espacio sagrado, recinto de amor que sólo el Amor habita si no le mantengo a la puerta, año tras año, retiro tras retiro…

Ya no es tiempo de decir que nos enseñaron mal, que estamos condicionados por un pasado desafortunado. Hoy es “kairós” tiempo de Dios en nuestra vida, que como a tantos y a tantas les arrancó de las redes que les enredaban al pasado, al patriarcado, a cualquier tipo de palabra de hombre o mujer esclavizado por el poder y la tradición. Hoy es tiempo de Dios que lo hace todo nuevo, si le dejo.

No sólo los discípulos y discípulas dejaron atrás una religiosidad yerma, unida a  una cultura que determinaba un estilo de vida, sino que montones de hombres y mujeres a lo largo de la historia lo seguimos haciendo.

¿Recuerdas las beguinas? Te invito a buscar, si no las conoces ya, quienes fueron, qué hicieron, por qué las eliminaron. Es muy potente su luz en la historia porque desvela la mentira de la institución cuando esta se apropia de la Voz del Amado que habla al corazón de hombres y mujeres a lo largo de la historia. Es sólo un ejemplo entre muchos, pero todavía bastante desconocido.

Hay personas que nos ponen la piel de gallina por su radicalidad, fruto de un enamoramiento, y ahí muchos podemos decir, ¡claro! estos eran especiales pero yo no lo soy.

Esto es ir directamente contra el evangelio, es casi un pecado contra el Espíritu pensar así. Es decirle a Dios abiertamente que lo hace mal.

Lo único que nos falta, tal vez, es dejar que la mano de su Voz toque nuestro yo profundo, sane las lagunas afectivas que tanto nos enredan y cuya sombra larga y oscura se proyecta en nuestra vida adulta haciendo difícil la vida en común.

Si escucho su Voz…todo nace de nuevo en mi vida. Si escucho su voz empiezo a dar vida sin proponérmelo. Si escucho su voz me siento la persona más feliz que existe porque esa Voz me libera, me capacita, me divierte, me orienta, me regala naturaleza, vida, familia, comunidad… Y voy entendiendo lo que es el servicio desde este Amor incondicional, no desde mi necesidad de sentirme útil.

¡Cómo aburre la gente tibia! Los que siempre ponen pegas y tienen dudas. En el fondo es un grito por llamar la atención. Un grito sordo porque no escucha la Voz, tratando tal vez con su activismo cambiar el mundo.

Esto es mucho más que silencio, es experiencia de Dios. La oración de centramiento no debe conducirnos  a “escucharnos” sino a Escuchar al que cuando habla crea, cuando pronuncia mi nombre me hace suya, su hija, su compañera, su discípula.

¿Qué es vocación, pues? Acoger su Voz, dejarte tocar por ella, recibir su energía, y con humildad y alegría poner todos tus talentos en marcha para decirles a tod@s que esa Voz recrea todo, desde tu persona hasta la última hoja del campo.

Y así convivir con los herman@s  desde la plenitud, no desde la necesidad continua y la mediocridad tantas veces voluntaria, adquirida ya casi como un  rol. Estas personas son tóxicas y enredan y hay que dejar de darles vueltas porque pueden impedirnos “ver el bosque”. Escuchar su voz puede impedirnos escuchar la Voz, porque chupan el tiempo y la energía que es para muchos.

“Te llevaré al desierto para hablarte al corazón” Oseas 2

Hoy hay dos tendencias muy marcadas entre los buscadores: las personas que sólo buscan silencio y las que son muy críticas con las estructuras y entran en un activismo, casi mesiánico.

Nosotras después de muchos años de estudiar Cristología y otras ciencias, entendemos que el silencio es imprescindible para escuchar su voz, pero el silencio es peligroso si no escuchamos su Voz de verdad. Lo mismo que el compromiso social… súper necesario si nace de la Voz y de los hermanos.

La Voz probablemente me descolocará de mis montajes, por buenos que estos sean y me conducirá al Egipto que no quiero ir, a la misión profética que me incomoda, a los pobres también de espíritu que critican la iglesia y yo ya no aguanto más ese discurso… pero en esa docilidad y obediencia a esa Voz encuentro mi paz y mi sosiego, mi compromiso de raíz, radical, porque veo cómo cambia la persona que al fin escucha su Voz.

Y luego, los otros nos retiramos, y dejamos que ese Amor le dé la fuerza y la autoridad interior que necesita para liberarse de todo y seguirle.

Te lo deseo, de verdad, que tu vida sea escuchar su eco en todo, en la naturaleza, en las hermanas, en su buena noticia (evangelio).  La travesía así, es una aventura que hace de la vida una experiencia rica en todo, también de cansancio, pero sobre todo de Vida y de servicio humilde de lo que nos regalan en abundancia.

Magda Bennásar Oliver, sfcc

PASEO MEDITATIVO EN URKIOLA

Habréis notado que algunos domingos os hemos propuesto una oración en este formato. Es un día especial de la semana en el que muchas personas hacemos lo posible por estar en la naturaleza. Nos unimos a gente con distintas sensibilidades que también nos nutrimos del Dios que nos habla a través de la palabra creada.

Esta es tu oración. Pon tu el volumen de la música de fondo, pasa las diapositivas a tu ritmo y escucha el audio para ir entrando despacio… Para todo si hay un momento en el que algo “te toca”, porque se trata de que hagas tuya la oración.

RETIRO TAMBIÉN ONLINE

Hola a todos y todas. Ayer publicamos un anuncio de un Retiro presencial en Haro, España.

Viendo la acogida del Retiro de Julio online, y sabiendo que muchas personas no podéis asistir presencialmente , también el retiro del 30 de Octubre al 1 de Noviembre lo ofreceremos online.

Habrá dos diferencias: no lo colgaremos al tiempo del otro, sino después para que nos de tiempo de publicarlo en condiciones sin estar pendientes de la tecnología durante el presencial. Lo colgaremos en este Blog.

La otra diferencia es que le enviaremos la contraseña para entrar en el retiro después de que haya abonado la matrícula, para evitar confusiones.

Por supuesto que si puedes hacer el presencial es mejor. El peligro del online es que la persona escucha las charlas…pero tal vez no tiene el tiempo o la disciplina de orar un tiempo largo y de calidad, como sí tenemos en el presencial, sin otra cosa que hacer.

En cualquier caso, el modo online es un modo muy hermoso también de compartir y llegar a todo el que quiera. Así que ánimo.

Si te interesa online nos lo vas comunicando cuando te decidas y te informaremos de los detalles.

Un saludo

CONECTAR CON EL DESEO

Vintage african tribal akan ashanti carved sankofa bird sculpture with repousse

Muchos de nosotros, experimentamos hace años, una intuición que podemos describir como “experiencia religiosa”. Una experiencia diferente, viva, difícil de definir, pero más potente que la mayoría de las cosas y personas tangibles.

Algun@s, iniciamos un proceso de seguimiento importante: unos como consagrados otros como laicos. Otr@s siguieron otros caminos.

Nadie duda que Dios no llama a unos más que a otros, son más bien las circunstancias vitales las que nos encauzan por un camino u otro.

Te invito a realizar una meditación sobre tu proceso vital, desde aquellas intuiciones y experiencias originales y las que has vivido a lo largo de tu vida, hasta hoy.

 Para reconectar, revivir aquellos momentos y etapas, pueden ayudarte los sentidos, incluyendo la imaginación: ¿qué recuerdas? ¿dónde estabas? ¿era de noche? ¿recuerdas colores, olores, sabores, sonidos, música?.

 No dudes en escribir, si quieres y puedes, algo de todo eso, porque es un tesoro. Y tal vez algún día lo quieras compartir o por lo menos tener a buen recaudo, no sólo navegando en el pasado.

Te propongo un símbolo como imagen para interpretar lo que intento describir como momento presente: el pájaro Sankofa (símbolo utilizado en Gana).

Sankofa quiere decir literalmente: “Mira atrás, a ver si lo pillas”. Es un pájaro que sostiene suavemente un huevo en su pico. Sus pies y su cuerpo miran hacia adelante, mientras su cabeza mira hacia atrás.  Este símbolo nos anima a mirar atrás para examinar nuestro pasado para cargar hacia adelante los tesoros recibidos que nos ayudarán a construir nuestro futuro.

No es mirar al pasado con pesadez es todo lo contrario. Guiados por la Ruah, visualizar y valorar cada eslabón de la cadena de tu vida que no quieres perder porque sin él no serías quien eres.

La invitación es a recuperar los tesoros de la experiencia por excelencia, la del Amor fiel, permanente, nunca ausente, siempre a la puerta, respetuoso y esperando tu palabra y la mía.

Estamos haciendo hoy la historia de nuestra Vocación. Es muy importante localizarla entre todo lo que la vida ha sido y es.

Para algunas personas es tan viva y tan fresca, que dedicamos mucho tiempo a cuidar ese huevito que cargamos en el corazón.

Es el símbolo de adonde quieres ir, de quien quieres ser. ¿Sankofa? Por supuesto: con las riquezas de toda una vida dirigirnos hacia el futuro. Se llama DESEO.

La definición de Vocación es: llamada o invitación de parte de Dios a tener una relación personal con él y a compartir ese tesoro de las mil maneras que puedas, según tus talentos, según tu realidad existencial.

Vocación no es un sentimiento, es una experiencia fundante,  es un Deseo implacable, un aspecto integral de nuestro ser, con el que convivimos tal vez mirándolo de reojo o teniéndolo en el desván.

Todo deseo, si es auténtico, tiene que ser atendido, porque nos indica donde está la fuente, la corriente de vida. Por ahí anda la vocación, la respuesta a su invitación, que descubro conectando con mi deseo.

Vocación es descubrir el rescoldo, el deseo, que lleva años ardiendo en nuestras entrañas y dejarle que se convierta en llamita y en hoguera para tantos en el frío helador de cursos y más cursos y reuniones y videoconferencias que no llenan, pero sí pueden empachar dejándote con hambre.

¿Qué deseas? Por ahí van tus rescoldos y hogueras.

¿Cómo podemos ayudarte a que mantengas vivo tu fuego? Por nuestra parte, seguiremos hablando en próximas reflexiones del significado bíblico de vocación para que visitemos la nuestra con la mirada transformada por el fuego del Espíritu.

Puede ser algo así como cuando sacas una foto con el móvil y la cámara te dice ¿corregir el color? y si dices sí, toma vida.

Magda Bennásar, sfcc

Oración “Tiempo de la Creación”

Ayer teníamos programada una oración en directo que no pudimos hacer por problemas técnicos. Os pedimos perdón porque habiais reservado ese tiempo para orar juntos pero ahora sí que os enviamos el enlace del vídeo para que la hagáis cuando os vaya bien. Muchas gracias por vuestra paciencia y comprensión.

Amanecer en Portocolom 5/9/2020

Espiritualidad Integradora Cristiana

Mi Camino hacia Santiago

Símbolo camino de Santiago

Este verano, después del largo confinamiento cuya experiencia ya os compartí, necesitaba caminar para dialogar con la naturaleza, con otros peregrinos, conmigo, para orar caminando y disfrutando de los paisajes y pueblos a lo largo del Camino. Así que aproveché la oportunidad de hacer un tramo del Camino de Santiago, de Roncesvalles a Logroño.

Ya tenía experiencia del Camino, ya que en otras dos ocasiones había hecho el camino desde Piedrafita del Cebreiro (Lugo) hasta Santiago de Compostela y en otra ocasión desde Santiago de Compostela hasta Fisterra (el fin de la Tierra); ¡precioso! permitid que os lo recomiende.

Las jornadas del camino (etapas) están distribuidas de tal forma que se pueden hacer durante un día caminando;pero si necesitas más tiempo, empleas dos días, de tal forma que aunque no seas un andarín habitual siempre lo puedes hacer.

Lo interesante del Camino no sólo es el ejercicio físico que haces visitando los lugares donde antiguamente se alojaban los peregrinos que iban a visitar la tumba del apóstol, ni tampoco los paisajes y pueblos que te encuentras, que son muy interesantes y pintorescos y te trasladan siglos atrás pudiendo imaginar las condiciones de los peregrinos de otras épocas. También, es muy interesante a nivel cultural pudiendo disfrutar del Románico y del Gótico primitivo en iglesias y catedrales, conventos, hospitales …

Pero lo más genuino del camino son los tiempos que tienes de reflexión y de oración, cobijados en la hermosa naturaleza que te acoge en cada etapa. Tiempo de tranquilidad, de paz, de oración; de sentirte tú también apóstol, de dar gracias al Padre- Madre creador.

Me resultan muy hermosas las conversaciones entre peregrinos, que además de desearnos “buen camino”, con algunos hablamos sin las etiquetas que tenemos a diario ya que en el camino todos somos iguales. Este año tenía de particular que había muy pocos peregrinos extranjeros (debido a la situación COVID) por lo cual las típicas preguntas de de dónde eres y hablar de sus países no se dieron. Después de un somera presentación ya nos poníamos a hablar sobre el Camino: ¿por qué lo hacíamos? ¿qué esperábamos? ¿ nos gustaba la experiencia ?

Después, siempre comentábamos que no era sólo la naturaleza y el caminar, sino el pensar, el dedicarte tiempo a estar contigo. Curioso, en nuestro día a día también tenemos tiempo, pero no nos lo dedicamos. Y sobretodo la necesidad que tenemos (más la gente más joven; ya resulta llamativo) de tener un sentido espiritual fuerte, que nos alimente, que nos sirva de apoyo y de guía.

Mucha gente durante el camino, me confesaba que buscaba; unos se apoyan en el yoga, en el mindfulness , en grupos de meditación oriental… sin embargo no están satisfechos, buscan más.

Yo les hablaba de mi experiencia con SFCC. Su primera reacción era de sorpresa, no sabían que hubiese grupos cristianos en esta línea: ecuménicos y basados en la revolución del concilio Vaticano ll.

Se lo explicaba; también muchos católicos convencidos insistían en que para ellos lo principal era ir a Misa y que el sacerdote les explicase las lecturas o el Evangelio; no se habían ni siquiera propuesto pensar por ellos mismos y a reflexionar a la luz de la Palabra.

Yo me sentía empoderada explicándoles mi experiencia en SFCC, a la vez que daba gracias por tenerla. A alguno les dí nuestro enlace web; quien sabe si hay alguna vocación oculta. Yo les trasmití mi alegría y ellos compartieron sus deseos de peregrinar conmigo.

Sí, muy enriquecedor de forma mutua. Escuchar sirve para poder compartir el camino, la vida.

Me he sentido feliz por poder llevaros en mi mochila (a los miembros de SFCC que hacemos comunidad aquí en España, y a toda la comunidad Internacional SFCC) por la vida que nos proponeis y la fuerza que me trasmitís. Ojalá también la puedan disfrutar muchos más.

Por eso, a seguir día a día en nuestros lugares trasmitiendo la Palabra y os animo a hacer algún año el camino de Santiago, o un trocito como os he contado.

Lidia Casado, SFCC España.

Médico de Familia en Madrid

Oración durante el “Tiempo de la Creación”

Salida del sol Portocolom, Mallorca

Estos cuatro días de 1 al 4 de Septiembre son un “despertar” a la necesidad de comprometernos como cristianos al cuidado de la “Casa Común”. Nos unimos con todas las Iglesias Cristianas para orar y dar pasos concretos cambiando nuestros estilos de vida, nuestras prioridades y soñando con una tierra nueva.

El viernes 4 de Septiembre de 19 a 20 te invitamos a unirte a nosotras

Te invitamos a unirte a una oración como parte de la Creación que somos, para tomar conciencia del momento que vivimos y dejando que el Espíritu nos guíe nos comprometamos a “cuidar” de la tierra.

En el siguiente enlace encontrarás más información y podrás registrar tu asistencia: https://gccm.controlshift.app/events/oracion-tiempo-de-la-creacion?share=a305cac5-202e-406c-88c5-e86b0448bf71 

Fecha y horaviernes 4 de septiembre de 2020 desde 19:00 hasta 20:00 CEST
URL para sala de conferencia webhttps://youtu.be/8tWw_KQ-_ls

Compartir el pan de la vida

Foto nuestra verano 2020

Hace unos días publicamos una invitación a formar, online, pequeñas comunidades cristianas.

Inspiradas en las primeras comunidades: Hechos 2,42-47

Con actitud de corazón inspirada en Filipenses 2, 1-11.

Y sobre todo en  Lucas 1, 39-52;

En estos textos, entre otros, vemos un común denominador: gozo por una experiencia viva de Dios, por poder compartirla, por poder solidarizarnos viviéndola y comunicándola.

Varias personas que recientemente habéis tenido una experiencia de sentiros vivas y habitadas por el Amor, nos habéis preguntado cómo seguir.  Hace más de 40 años que nosotras, desde nuestra adolescencia, formamos parte y ayudamos a formar comunidades de fe: iglesias domésticas, espacios de compartir el pan de la Vida.

Por Bautismo somos sacerdotes, profetas y pastores; somos receptores del legado del Abba en nosotr@s hoy y para nuestro tiempo.  Estas realidades cuando se ejercitan con la fuerza del Espíritu, se sienten como propias. Este es nuestro HOY Y AHORA.

Nuestra humilde experiencia que se da en esos cuidados y mimados espacios de silencio y Palabra orada, y respeto hacia todo y todos nos impulsan a utilizar creatividad y talentos en función del Reino.

 El lugar privilegiado para discernir y ser enviado es la comunidad de fe.

Ese no es un lugar para comentar libros, ni textos… tampoco es un lugar para desahogarnos o buscar atención. Todos estos gestos indican “algo de vacío interior”. Hay otros lugares y tiempos para comentar libros, y para atender a nuestras necesidades y a las de los demás. El mundo profesional ayuda más que un grupo así en temas de tipo sicológico-afectivo.

Este espacio es para personas en proceso de madurez y equilibrio sano que desean, desde un tú a tú muy natural, compartir la experiencia de fe y vida en comunidad.

Ofrecemos a  continuación un guión para que pueda orientar tu grupo. Partiendo de la condición indispensable para pertenecer a una de estas comunidades: intentar orar todos los días.

Como cordón umbilical, la oración nos nutre de Dios y de su vida, porque  al orar ocurre que “en él vivimos, nos movemos y existimos” (Hechos 17,28).

Si esta experiencia no es firme, el grupo es un fracaso antes de empezar porque inevitablemente gira hacia comentar sobre  autores y textos que nos ayudan, pero que pueden sustituir, en este espacio sagrado, el paso de Dios, su Palabra dirigida a ti, en persona.

Entonces, ¿Cómo?:

El día de la reunión la persona prepara, en su oración, un resumen ágil para comunicar verbalmente, lo que va viviendo en la oración, lo que se te está comunicando. No letra escrita hace un mes o tres semanas. Supone preparación y atención interior para ver el trazo de Dios a lo largo de ese día a día. Experiencia que nos maravilla cuando la vamos descubriendo.

PROCESO DEL ENCUENTRO:

Por turnos, una persona es la encargada de monitorizar los tiempos y la participación de cada persona. Velando por dos cosas: que todos participen, que nadie domine y que no sean siempre los mismos los que empiezan y los mismos los que terminan. Importantísimo no interrumpir para dar consejos o para compararse y contar algo propio…falta grave contra la escucha.

El grupo se saluda brevemente y pasan a un tiempo de silenciamiento (5 minutos) que sirven para que la persona “llegue y se centre” (silencio sin música ni cantos) para dejar que la respiración y la presencia del Espíritu en el grupo no se vea mezclada con otras emociones.

Cada persona va compartiendo:

El proceso de elaboración de tu oración: como la preparas (contenido) como la haces (lugar y tiempo consciente), como la terminas (acoges lo que se te ha comunicado, tomando nota, dialogando de ello con Dios, agradeciendo tanto honor y gozo…)

El contenido que se te comunica de parte de Dios después de amasar en silencios prolongados: Palabra y vida.

Algo así como tu maná, tu pan horneado:

-¿con quién lo comparto? Aquí es importante ir poniendo palabras a lo que sentimos se nos invita a cuidar y servir. Algún compromiso real donde pones al servicio de personas concretas los dones recibidos y amasados ahora con humildad y sabiduría con el Evangelio en vivo.

-¿con qué lo como? Consumo responsable. Buscar ayudar a los más pobres o esforzados con mis compras de todo tipo. Lo más ecológico, local, natural posible.

Sugerencia: a veces pensamos en algo que podría ayudarle a la persona que estamos escuchando. Antes de decírselo, esperar a ver si ella lo ve, o formular delicadamente una pregunta que puede inducirle a formular lo que le falta o sobra…

Dejemos los sermones porque es la causa número uno por lo que la gente deja el grupo.  Usemos ese don de predicación en otros contextos.

A los que queréis pertenecer a grupos online, en unos días os avisamos.

Este guión es para todos los que queráis, tanto presencial como online.

Tenéis unos días para reflexionar y decirnos si os interesa un grupo.

Magda Bennásar Oliver, sfcc