LO QUE ES HOY VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES Y LA TIERRA…PUEDE SER ENERGÍA CREATIVA

En este día internacional para la erradicación de la violencia de género, desde esta reflexión y plegaria siento que incluye también a toda violencia contra la tierra, la casa común. Ya sé que hay día internacional para el respeto al planeta…pero me resulta difícil hoy separarlo, lo siento y vivo como ¡Uno!

Hablamos de ERRADICAR: ARRANCAR DE RAIZ. No hay ambigüedad en este término. Lo cual  me lleva a reflexionar en positivo en qué podemos hacer para sembrar semillas diferentes que produzcan raíces nuevas.

La estrategia tiene que ser contundente e ir a las causas. No voy a repetir lo oído en los medios, en la literatura, en los congresos…

Sugerimos, desde esta página, dos acciones:

-meditar, como herramienta pacificadora del cerebro y del espíritu. También como instrumento suave y respetuoso que cuando está la persona preparada facilita que emerja del subconsciente cualquier abuso o ataque a su dignidad.

Implementarlo en nuestra vida, sin excusas, implementarlo con los niños y jóvenes nos parece tan importante como cuidar de su alimentación, salud, educación. ¿Por qué tanta violencia entre los niños? ¿qué perciben en sus casas, en la tele…? No podemos dar por supuesto nada. Erradicar se consigue no con más violencia, sino con la mano segura y tierna de todo educador que se está transformando él o ella misma.

La meditación reconstruye el cerebro. Esto es erradicar. Cambiar el funcionamiento agresivo, reaccionario, por uno conciliador, inteligente, respetuoso, creativo. La meditación es el caldo de cultivo para todo ello. Empezando por las personas que hoy influimos en las demás, que somos todos.

En ese respirar consciente en la meditación, conectamos con el aliento creador que se nos regala de nuevo, cada día, para seguir co-creando, co-diseñando la vida y la historia. Se nos comunica la Sabiduría porque esta es la identidad que nos constituye como familia.

Nuestro homenaje hoy sería regalaros a todos 20 minutos todos los días, antes de tensionar todas las neuronas por la mañana, para que tu día, tu vida, tenga el alimento necesario para ser constructora de paz; el regalo viene de parte de Dios:

Mateo 5,9: Dichosos los que trabajan por la paz, porque a ésos los va a llamar Dios hijos suyos.

Es un honor y una responsabilidad enorme, llena de retos y necesitada de toda esa energía y creatividad. Proponemos pues la segunda acción:

minimalizar al máximo el derroche de energía en negatividades y pasividades; la falta de acción positiva permite que el campo se llene de raíces que ahogan las tiernas plantitas cuyas raíces están formándose:  cuando la pereza me vence, o la baja-autoestima me hace aparcar talentos recibidos, facilito la violencia, me rindo ante ella.

Si a nuestros niños y jóvenes no les acompañamos en sus tiempos de meditación y de acción creativa positiva, se queda en “cosas de niños”. No les podemos pagar actividades que los eduquen mientras nosotros adultos seguimos consumiendo basura de mil maneras: imágenes, comida, ropa, crítica…todo lo que alimenta la posible violencia el niño y joven lo perciben y repiten en sus comportamientos.

Os preguntaréis¿ y vosotras, qué hacéis? Os aseguro que además de meditar y llenar la mente de Palabra de Dios  dos horas todas las mañanas, intentamos que nuestros proyectos sean “mentalizadores” de los valores del Reino. En ello ponemos nuestro tiempo y energía.

No nos avergüenza nuestra vida que parece falta de “acción”. La entendemos como colaborar en “cambio de raíces”, desde lo que está a nuestro alcance, escribir, acompañar, predicar… Y cuando Dios quiera habrá más acción, que sólo Dios sabe cuánto la deseamos, pero para que sea como la entendemos nos toca esperar, lo cual nos hace humildes y necesitadas del Abba y de cada uno de vosotros.

Luchar por la paz, es luchar, y toda lucha conlleva violencia contra el propio ego que salta y sobresale siempre que puede. Si no medito avasallo con mis razones porque las tengo, si medito, comparto, escucho, pido perdón, empiezo de nuevo y sobre todo, dejo emerger la energía creacional que me insuflan todos los días, como el primero, para recrear la vida.

Te invito a meditar y a minimalizar lo negativo para lo que se te dice al oído se convierta en vida a tu entorno.

Escucha este Himno a la paz de Francisco de Asís, compuesto e interpretado por nuestra hermana Teresa Takken:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s