Incertidumbre

La incertidumbre que nos abruma tanto está en la dimensión de futuro del que no tenemos ningún control. La duda, la indecisión, son propias de este momento en el que hay tanto de donde elegir y por otro lado los “miedos” nos paralizan y coartan. 

La ilusión de lo seguro, cierto, predecible, se esfuma rápidamente y más hoy cuando sentimos que la nueva conciencia nos encuentra “por todas partes”.

Los viejos moldes se desmoronan empujando unos a otros a caer sin remedio para no volver a levantarse, por lo menos de esa forma.

Lo vemos en la economía, en la ciencia, en los estilos de vida; en el trabajo y en los modelos de familia, en la forma de entendernos en un amasijo de redes cada vez más evidentes y complejas, y de vivirnos como generaciones que decidimos el destino de la Tierra o mejor dicho, nuestro destino en la Tierra que tantos millones de años ha sobrevivido sin humanos.

Con el nuevo cambio de paradigma entramos en la “Nueva historia”, no porque sea reciente, todo lo contrario, es una nueva manera de contar el origen y la expansión del Universo que trastoca todo lo que antes dábamos por cierto.

Somos la evolución de 15 millones de años que continúa en constante cambio. Ya “estábamos” ahí desde el principio y por tanto participamos de todo; no somos nosotros (seres inteligentes) y lo demás, está ahí fuera para nuestro uso y consumo. De lo que tenemos certeza es que somos una comunión con todos y con todo. Yo dependo de otros seres  y otros seres dependen de mí.

“Si la dinámica del universo desde el principio, dio forma al curso de los cielos, iluminó el sol y formó la Tierra, si este mismo dinamismo produjo los continentes, los mares y la atmósfera, si despertó la vida en la célula primordial y luego la llevó a la Tierra, siendo innumerable la variedad de seres vivos, y finalmente nos trajo a la existencia y nos guió con seguridad a través de los siglos turbulentos, hay razones para creer que este mismo proceso de guía es precisamente lo que ha despertado en nosotros nuestra comprensión actual de nosotros mismos y nuestra relación con este maravilloso proceso. Sensibilizados a tal guía desde la propia estructura y funcionamiento del universo, podemos tener confianza en el futuro que aguarda la aventura humana”. Thomas Berry, “La nueva historia” en El sueño de la tierra.

La búsqueda de lo cierto, lo seguro, lo inamovible no está fuera; habrá que buscarlo dentro.

Ese Universo que está en continua expansión nos habla de creatividad que es la otra cara de la incertidumbre. Hay pocas certezas, pero ese vacío que han creado las “certezas caídas” no es un abismo sino un sinfín de posibilidades.

Son las sacudidas fuertes, como la pandemia que venimos experimentando desde el año pasado y que todavía no hemos superado, las que nos sacan de la ilusión de la seguridad y la certeza y nos sumergen en crisis que no tienen por qué ser negativas; nos ayudan a reinventarnos.

Si el universo no está acabado sino que continúa una expansión hasta el infinito también nuestras posibilidades son infinitas.

Carmen Notario, SFCC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s